Beato de Liébana

El “Beato de Gerona” es uno de los libros manuscritos más valiosos que se conservan del siglo X y el único ilustrado por una mujer, la monja Ende, pintora y sierva de Dios en colaboración con el monje Emeterio. Es una copia ilustrada con imágenes de los “Comentarios al Apocalipsis” del Beato de Liébana. Fue terminado en el 975 y desde 1078 se guarda en la Catedral de Santa María de Gerona.

Gerona, está situada entre el mar y la montaña, en una encrucijada de caminos, con vistas a cuatro ríos. Coincidí con la semana floral que se muestra cada primavera durante nueve días en patios, jardines y otros lugares como los Baños Árabes, Sant Domènec, el Museo de Historia o el centro Bonastruc ça Porta artísticamente adornados.

Antes de acudir a la catedral, ubicada en la parte alta de la ciudad, paseo por el Call, nombre que reciben en Cataluña los barrios judíos, y el de Gerona es uno de los más importantes de Europa. Es un laberinto de calles empedradas, lleno de historia y de leyendas, que tuvo su máximo esplendor en los siglos XII y XIII.

Subiendo las interminables escalinatas, se pueden admirar los antiquísimos portales, los patios interiores llenos de encanto, que trasladan a otra época. En la parte alta está la muralla con un magnífico mirador y en la parte baja, el río Onyar, donde se reflejan típicas casas, de cálidos colores y le acompañan numerosos puentes.

Las escaleras de la Catedral son uno de los puntos de máximo interés de esta exposición floral que adquieren una gran belleza y un colorido inusuales gracias al bello montaje floral.

El autor de esta composición floral ha titulado su obra “Requiem”. Considera la vida como composición y esta representación es una alegoría de la vida, donde las escaleras simbolizan el transcurso de la existencia, el paso de la juventud a la vejez y la fachada de la Catedral representa la entrada al cielo.

Quiero recibir mas información